Se inicia la restauración del Frontal Florentino

Se inicia la restauración del Frontal Florentino 800 533 Seu de Manresa

Hoy, jueves 9 de septiembre, el frontal gótico de la Pasión de la Basílica Santa María de la Seu de Manresa, conocido popularmente como “Frontal Florentino” (Geri di Lapo, XIV)  ha sido trasladado al Centro de Restauración de Bienes Muebles de Cataluña (CRMBC) donde será restaurado.

El proyecto de restauración y reubicación del Frontal Florentino se lleva a cabo en el marco del programa “Tiempo de Gótico” promovido por el Departamento de Cultura de la Generalitat de Catalunya y la Fundación “La Caixa”. El presupuesto otorgado al Obispado de Vic para todas las intervenciones es de 125.000 €.

Un equipo de profesionales especializados en el traslado de obras de arte se ha encargado de extraer el frontal de altar del Museo Histórico del templo a través de uno de los balcones situados en la fachada principal y con la ayuda de un elevador. La obra se ha trasladado en su estado de exposición habitual y dentro de su vitrina en una operación modélica.

El proceso de conservación y restauración que será realizado por una empresa especializada en la restauración de tejidos, tiene una duración prevista de 7 meses e incluye el tratamiento de limpieza superficial y mecánica de la obra, la corrección de deformaciones, la consolidación de las partes dañadas y sujeción de hilos sueltos, la protección del reverso y la presentación de la pieza en su bastidor.

Un equipo interinstitucional y profesional integrado por miembros del Servicio de Patrimonio Arquitectónico de la Dirección General del Patrimonio Cultural, el Centro de Restauración de Bienes Muebles de Cataluña, el Obispado de Vic y de la misma Basílica Santa María de la Seu de Manresa se encarga de la planificación de todo el proceso con el objetivo de presentar la obra restaurada en el año 2022, fecha en que se celebrarán los 700 años de la firma de contrato de Berenguer de Montagut para construir la basílica Santa María de la Seu.

Una vez llevadas a cabo todas estas tareas, el Frontal volverá a la Seu de Manresa con una ubicación renovada: la capilla de la Virgen de Lourdes, que se habilitará como nuevo espacio expositivo. La elección de este emplazamiento se debe a que cumple los requisitos necesarios para que el tejido se pueda exponer garantizando su óptima conservación, ya que el sol no incide directamente y no custodia ningún bien mueble de extraordinario valor. El frontal se ubicará en una vitrina especialmente diseñada y producida al efecto.

El frontal

El “Frontal de la Pasión”, conocido popularmente como “Frontal Florentino” es una pieza capital del gótico a nivel mundial, obra del bordador Geri di Lapo. El año 1357 Ramon Saera, una de las personalidades manresanas más importantes del siglo XIV, la dejó en herencia a la Basílica Santa María de la Seu de Manresa, tal y como consta en su testamento hecho el 24 de noviembre de 1357 y conservado en el Archivo del Museo Comarcal.

La obra se puede llamar técnicamente “pintura a la aguja” y está realizada con sedas policromas, hilos de oro y de plata sobre una tela donde está pintado el diseño. Esta técnica, que se hace a base de patadas minúsculas, permite crear luces y sombras muy precisas y, en el caso del Frontal Florentino, la perfección técnica es inigualable.

La pieza mide 90 cm de altura y 333cm de ancho. En la parte central se representa la Crucifixión y las dos partes laterales están divididas en nueve registros dispuestos de tres en tres en tres hileras. En la parte izquierda se representan los Esponsales de María, la Anunciación, la Visitación, el Nacimiento de Jesús, la Adoración de los reyes, la Huida a Egipto, la presentación en el Templo, Jesús entre los Doctores y la Expulsión del Templo. En la parte lateral derecha encontramos la Entrada de Jesús a Jerusalén, La Santa Cena, la Oración en el Huerto, El beso de Judas, Jesús ante Caifás, la Flagelación, El Camino del Calvario, la Resurrección y la descenso a los Infiernos.

La ubicación del Frontal ha cambiado a lo largo de los años: en 1888 fue a la Exposición Universal de Barcelona y seguidamente pasó a formar parte del fondo del Museo Episcopal de Vic. En 1901 volvió a Manresa para la Exposición General Manresana. En 1929 se expuso en la Exposición Internacional de Barcelona. Durante la Guerra Civil española el Comité de defensa del patrimonio artístico lo escondió en la Cueva de Manresa y en el año 1938 en Dardius. Finalmente y hasta hoy, la obra ha sido expuesta en el Museo Histórico de la Seu, ubicado en una galería situada en la parte superior del atrio del templo en una vitrina de madera.

El 20 de diciembre del año 2017, la Seu de Manresa encargó un estudio al Centro de Restauración de Bienes Muebles de la Generalitat de Catalunya para evaluar el estado de conservación del Frontal. La diagnosis subrayaba la fragilidad del estado de la obra ya que presenta deformaciones, manchas de cera (debidas a su uso en oficios litúrgicos), oxidación de hilos, fisuras y pérdida de bordado entre muchas otras observaciones que alteran la estabilidad. A partir de hoy, todas estas imperfecciones se corregirán con la intervención de conservación-restauración que ya ha comenzado en el Centro de Restauración de Bienes Muebles de Catalunya y, en paralelo, se adecuará la capilla elegida para exponer esta joya artística y patrimonial.